Cómo leer más libros

2


 


Libros y libros. Todos querríamos leer más libros, sobre todo para los que no encuentran hueco ni para leer un libro al mes. Las listas de libros pendientes nos miran de reojo, incluso con un punto de resquemor, porque no somos capaces de que los títulos fluyan, y nos encontramos con decenas de novelas que deseamos leer, pero sin tiempo para ello. Antes de nada, os diré cuál es la clave: la disciplina. No hay más misterio. 


Por ello, he preparado estos consejos para poder leer más sin agobiarte, haciendo que la corriente fluya. No prestéis atención a esas listas de libros que aparecen a final de año "Yo he leído 102 libros, yo 76", porque leer no consiste en eso, no se mide por cantidad sino por calidad. ¿Cuenta lo mismo leer 10 libros al mes de 100 páginas cada libro que un libro al mes de 600 páginas? Para los amantes a los números, no, desde luego; para el buen amante de la literatura, le es indiferente. 



1.- Céntrate solo en un libro


Yo no puedo leerme dos libros a la vez. Uno de literatura y otro de ensayo, por ejemplo. Y no puedo porque si el de ficción me gusta y me engancha, el otro ni lo toco. Pero no solamente eso, siento una especie de agobio porque veo que no hay avance con uno de ellos. Y, en mi caso, si paso más de quince días con un libro, ya empiezo a mover las rodillas nerviosa. Lo dicho, céntrate en uno si ves que la cosa no fluye y vivirás mejor.  



2.- El móvil que esté lejos, y cuanto más lejos, mejor


Siempre hay tentaciones y uno acaba mirando si recibe alguna notificación. Aunque, al contrario de lo que estáis pensando, el móvil también me sirve para buscar datos que aparecen en el libro, mirar en el diccionario o dónde está en el mundo tal o cuál ciudad. También es verdad que la lectura es una de las partes de la cultura que más esfuerzo requiere. Es decir, ver una película no requiere ningún esfuerzo, solo tienes que permanecer despierto (aunque para algunos sea un mundo); pero leer equivale a forzar la mente para no verte tentado por tus pensamientos, ajenos al libro, ni por objetos externos al libro. Pero se puede conseguir. Basta con que dejes el móvil en modo avión, en silencio o lo alejes unos metros de ti.



3.- Elije libros finos


Yo siempre digo que no superen las doscientas páginas. Que sea cortito para que no te despiste la lectura y cuanto lo termines sientas que ¡por fin! has conseguido terminar un libro. No te preocupes si te aburre, déjalo. Da igual que te queden doscientas, cien o diez páginas por terminar. Yo hay libros que no he podido ni llegar a las cien páginas y hago dos cosas: o lo quemo o releo muy rápido las últimas páginas. No me merece la pena perder el tiempo. Esto me pasó con el de Proyecto Esposa, de Graeme Simsion. Jugaba constantemente con la ironía hasta la saturación. No pude con él.  



4.- Opta por libros que te identifiquen


O libros con los que creas que vas a empatizar o con los que estén de actualidad. Cuando lees un libro que te gusta, quieres volver a leer otro porque las emociones que has sentido con ese han sido muy positivas. Por ejemplo, ¿tienes gatos o te gustan más que a nada en el mundo? Pues elige Soy un gato, de Natsume Soseki, por ejemplo, o El gato que venía del cielo, de Takashi. Si eres un forofo de las novelas premiadas, puedes acudir a esta lista; o si te sientes muy unido a la tierra de Castilla y León, mira estas novelas de aquí. Ya ves, hay una novela para cada persona, solo hay que saber elegirla.



5.- Fíjate una hora para leer


Si te acostumbras a leer todas las noches antes de dormir, aunque sean veinte minutos, te aseguro que no te costará conciliar el sueño; además, es beneficioso para despejar la mente de las luces de la pantalla y te relajará. Pero esto ya depende de los horarios de cada persona, también puede ser nada más despertarte, en el transporte público o después de comer. De cualquier manera, esto también forma parte de adquirir una disciplina mental y lectora. Para todo hay que esforzarse. 




6.- Ve a la biblioteca


Puede que aún no seas socio, y te gustará saber que allí los libros son gratis (¡sorpresa!). Puedes recorrer las estanterías buscando a los autores que más te gustan, libros finos y menos finos; e incluso ir a la sección de novedades, y te puedo asegurar que algo siempre cae. Además, sirve para descubrir títulos nuevos de un autor que te leíste hace tiempo y te encantó. Y tú, ¿eres asiduo a las bibliotecas?



7.- Cuando salgas de casa, lleva siempre un libro


Si vas a coger el transporte público o vas a pasar una noche fuera de casa, llévate el libro que estás leyendo. Está bien, puede que emplees diez minutos al día en leerlo, ya que tienes otras actividades que hacer, pero esos diez minutos te animarán a seguir leyendo. De todas maneras, aunque solo pasees al libro, también puede ocurrir que pases más tiempo leyendo del que creías. Imagínate que vas a un lugar donde no hay cobertura y... ¡magia!



Seguro que a vosotros se os ocurren otros consejos para leer más. Podéis dejarlo en los comentarios. Y, recordad, la disciplina es la base de todo. 


Entradas que pueden interesarte

2 comentarios

  1. Lo del móvil está bien. Sin embargo, suelo recurrir a él cuando sale alguna referencia que desconozco, para buscarla en Google, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí me pasa lo mismo. Aunque lo malo es usarlo media hora seguida y ya no lees ni haces nada XD.

      Eliminar