Elena Bargues: «Se ha escrito poco sobre Cantabria. Es un escenario desaprovechado»





Nací en Valencia, pero desde los cinco años resido en Santander por lo que mi alma está forjada con la dureza de los montes, el verde armonioso de los pastizales y el aroma a yodo del mar. Lectora empedernida y con una licenciatura en Historia, decidí aventurarme en la escritura en un momento en el que el sector editorial entraba en crisis. Soy así de oportuna. Sin embargo, no me quejo, con seis novelas publicadas —una de ellas finalista del certamen literario de novela romántica Vergara-RNR—, he llegado a mi séptima publicación, Hilvanes y Contrabando, mucho más sabia y más diestra en técnica y estilo literario.





P.- ¿De qué trata Hilvanes y contrabando, Elena?


R.- Es una mirada al pasado, reconstruyo la sociedad santanderina de 1876, y las calles que ya no existen. El título desglosa perfectamente los dos ambientes que son el eje de la trama: hilvanes, por el taller de alta costura donde dejo constancia de los diferentes estratos sociales de las mujeres que trabajan en él, desde las jóvenes que mandan dinero a casa, la viuda del pescador, la baja burguesía a la que pertenece Ana Escalante hasta la alta burguesía que representa Mariela Escalante, entre otras muchas que aparecen en las páginas; y contrabando por la trama del envío de armas empleadas en la recién terminada guerra carlista hacia Cuba, donde los insurgentes las compran. Esta parte es la que ofrece la acción y la descripción de los bajos fondos.


P.- ¿Cómo describirías a Mariela Escalante, protagonista de tu libro?


R.- Es una mujer de dieciocho años con una mente lúcida y experimentada. Ha crecido en una plantación de caña de azúcar rodeada del bienestar que eso conllevaba en Cuba. Cuando fallece su padre, queda en manos del tahúr de su hermano, que lo pierde todo. Ernesto, como tutor, la arrastra por las grandes ciudades: Nueva York, Londres y París, ambientes donde Mariela aprende a vestir y a moverse por la alta sociedad. Esa experiencia y conocimiento del mundo la empujan a independizarse de su hermano y a abrir el taller dirigido a las clases aristocráticas y más pudientes de una ciudad en la que veranea la Corte.  

P.- Tus anteriores novelas están ambientadas en Cantabria, ¿por qué sientes tanta afinidad por esta tierra?


R.- Aparte de que es mi residencia desde los cinco años, me parece un escenario desaprovechado, se ha escrito poco en comparación con Sevilla, Madrid o Barcelona. Aunque hay un par de razones de mayor peso: el acceso a la documentación y el conocimiento del terreno. No soy la única autora que ambienta sus novelas en terreno conocido. 

P.- Me da la impresión de que también tienes afinidad por los barcos, tal y como se ve en la trilogía de El Ducado de Anizy. ¿Te ha costado mucho documentarte en el ámbito naval?


R.- Cuando empecé a escribir recordé el consejo que le da el maestro alemán a Jo en la novela Mujercitas: «Escribe sobre lo que sabes», y escribió sobre su hermana Beth. Procuro seguir ese consejo y escribo sobre lo que he leído por lo que no me cuesta documentarme. Una zona de mi librería está dedicada a libros sobre batallas navales y novelas de ficción histórica naval, lecturas a las que dedico el tiempo libre.




P.- Hablemos ahora del traje. ¿Cómo ha sido la documentación sobre la vestimenta de época?


R.- A diferencia de lo que te he contestado en la anterior pregunta, coser no es lo mío por lo que acudí a María José Mínguez, quien regenta varias academias de costura en Cantabria y es conocida por la confección de trajes de época. Me ilustró al respecto y participó en la presentación que realicé en el Ateneo de Santander con tres modelos. Es fantástico cuando encuentras a una persona que le apasiona su trabajo porque transmite su entusiasmo. Se me cruzó por la mente hacerme uno. ¡Vaya locura! Zapatero a tus zapatos, reza el dicho. 

P.- Parece que el tema del viaje siempre está presente en tus novelas: de Cuba van a España, de Madrid a Santander, de Cádiz a Cartagena de Indias. Háblanos de esta cuestión y por qué es un tema tan recurrente en tu biografía.


R.- Es curioso que me hagas esta pregunta porque no he pisado el continente americano. Si las novelas se centran en los siglos XVII, XVIII y XIX, es inevitable que los personajes se den una vuelta por allí. La historia de España está íntimamente relacionada con ese continente y es el origen de muchas fortunas. En cuanto a España no tengo ningún problema, me la he recorrido en moto de punta a punta. Volviendo a la esencia de la pregunta, el viaje en sí está ligado al significado de aventura y es un elemento muy presente en mis escritos. ¿Has leído alguna novela de aventuras en la que los protagonistas no salgan de su pueblo?
 
Cubierta de la editorial Librocus

P.- En la anterior entrevista nos contabas que acertar con el título es uno de los aspectos más problemáticos en un libro. ¿Te ha pasado lo mismo en este caso?


R.- Por desgracia, sí. El situar un taller en el centro de la trama trae el recuerdo de El tiempo entre costuras. El lector busca similitudes y eso es un lastre. Barajé muchas posibilidades y comenté con las personas cercanas; sin embargo, no había escapatoria. Como expliqué antes, tanto hilvanes como contrabando son dos términos que definen perfectamente el tema.

P.- En tu web describes muy bien los aspectos de la novela, aportas mapas de Santander de 1300, por ejemplo, o bibliografía, detalles de los personajes, contexto histórico. No todas las webs de autores desgranan tan bien la novela. ¿Crees que tu web tiene buena acogida entre tus lectores?


R.- La web define mi carácter curioso. Cuando leo quiero saberlo todo sobre el autor, sobre el lugar donde transcurre la acción o sobre el momento histórico. A la mitad de un libro ya he reunido esos datos que me ilustran sobre el pensamiento, la credibilidad y otras muchas cosas de la novela. A causa de esta manía mía, nace la web donde ofrezco al curioso esa información. Un libro leído sin llegar a más, es tiempo perdido y lectura mal disfrutada, pues pierdes parte del bagaje que lleva entre sus líneas. Como yo soy bastante torpe con la informática, he procurado que sea lo más intuitiva posible para facilitar la búsqueda.

Cubierta de la editorial Romantic Ediciones
P.- Hilvanes y contrabando la has editado con la editorial Librucos. ¿Cómo describirías tu experiencia con la autopublicación (en referencia a tus otras novelas) y la edición tradicional?


R.- Mi experiencia con la autopublicación es muy corta, por lo que poco te puedo decir, todas mis novelas han sido publicadas por editoriales tradicionales. Entiendo que la autopublicación es una solución para otros autores, pero no para mí. Me gusta escribir, disfruto imaginando, pero no la parte de promoción en las redes, que consume un tiempo y una energía que no estoy dispuesta a ceder. Cuando enciendo el ordenador, paso al capítulo que llevo entre manos y las redes quedan postergadas para el final, si hay tiempo; en caso contrario, las redes te engullen y no escribes nada. La autopublicación exige mucha dedicación si quieres ser visible entre tanta competencia y dominio de los medios. Con la editorial tradicional el peso está más repartido y me permite dedicarme a escribir. 

P.- Has sido finalista de la novela romántica Vergara-RNR, ¿qué supuso ese premio para ti?


R.- Visibilidad, credibilidad y reconocimiento. Ahí es nada.


P.- ¿Qué novelas de género negro histórico actual pondrías en los temarios de literatura del colegio?


R.- Que no se te olvide hacerme una lista de esos colegios para enmarcarla. Según has hecho la pregunta me han salido a la punta de la lengua grandes escritores del género ingleses y franceses. En España, la historia no tiene mucha fortuna. Lo más reciente que recuerdo son: La cajita de rapé de Javier Alonso García-Pozuelo; las novelas de Víctor Ross de Tristante y Muerte y Cenizas de Teo Palacios.

Puerto de Santarder. 1880.


P.- Licenciada en Historia Moderna y Contemporánea, casi todas tus novelas son de época, ¿qué te atrae más de la Historia?, ¿qué periodo histórico te gusta más?


R.- La novela que es en sí la propia historia y que supera a nuestra imaginación. Los siglos XVII y XVIII, no sé por qué. Pienso que es como los colores, porque sí. 

P.- ¿Qué deseo literario pedirías para el 2019?


R.- Una gran historia que diera la vuelta al mundo. Por soñar que no quede.

P.- ¿Podrías recomendarnos una novela ambientada en tu querida Santander?

R.- Además de las mías, Tú, como el viento sur e Hilvanes y Contrabando, disfruté mucho con Aromas de tabaco y mar de Conchi Revuelta.

🔻🔻



ENLACES DE INTERÉS



-El asalto de Cartagena de Indias.


-Comprar la novela en Librucos
-Web de autor: Elena Bargues

-Perfil de Facebook: Elena Bargues
-Twitter: @eleBargues
-Instagram: elebargues 


*  *  *


¡ATENCIÓN!



Si eres escritor, librero o editor y te gustaría que te hiciera una entrevista en La boca del libro, no tienes más que escribirme a mb.sancha@gmail.com y hablamos. Pero no te preocupes, si no eres escritor, pero tienes algún negocio relacionado con las letras, blog o idea literaria y también quieres promoción, escríbeme a mb.sancha@gmail.com y hablamos (sí, es el mismo correo :)
Compartir en facebook twitter Google tumblr pinterest

Entradas similares

0 Comentarios